Archivo de la etiqueta: castigos

Los adolescentes nos necesitan

Estándar

Ser padres y madres no es tarea sencilla. Estamos de acuerdo.
Ser madres y padres de hijos adolescentes, tampoco.

Y serlo en el contexto socio-cultural actual en que nos toca vivir  en las grandes ciudades principalmente, lo convierte en más dificultoso aún.

Perdemos de vista a diario nuestros sensores, la intuición, el sentido común y la confianza con mucha facilidad.

Nos dejamos invadir por los más desesperantes temores y peligros, que existen y están ahí, amenazando en el afuera…

¿Y adentro cómo estamos? ¿Nos detuvimos alguna vez a tomar contacto con nuestros miedos, con nuestros reparos, con nuestras dificultades individuales, con nuestros prejuicios y juicios de valor?

¿O preferimos pensar que los adolescentes de hoy en día están imposibles, que se oponen a todo, que se encierran y no hablan, que la inseguridad es un flagelo al que hay que combatir con mucho control sobre nuestros hijos, que las malas influencias desbaratan todo, que antes las cosas estaban mejor…?

  • ¿Nos detuvimos a revisar nuestras prioridades? ¿Pensamos acerca de las elecciones que hacemos cotidianamente con el tiempo que disponemos?
  • ¿Intentamos conocer qué necesitan nuestros hijos adolescentes de nosotros?
  •  ¿Auspiciamos espacios para un diálogo?
  • ¿Estamos allí disponibles simplemente para escucharlos?

Seguramente todas éstas son preguntas incómodas… Bienvenidas si nos sirven de recurso para reflexionar un poco más acerca de qué les estamos ofreciendo a nuestros hijos en crecimiento. Es una edad de cambios vertiginosos, de elecciones de todo tipo, de consolidación en varias áreas, de adquicisión de experiencias.

  • No podemos dejarlos solos. Esto es abandono.
  • Agobiarlos, espiarlos, desconfiarles, perseguirlos con un exceso de control para tranquilizar-nos, tampoco es una opción válida.

Acompañemos, escuchemos, estemos disponibles, nombremos las cosas por su nombre.
Nuestros hijos nos necesitan por más que sus dimensiones físicas parecieran duplicarnos, por más que por momentos parezcan “grandes”, por más que tengan fuerza física o contundencia en el carácter.

  • Son nuestros hijos, están creciendo y nos necesitan.

¿Qué necesitan? Presencia, mirada, mimos, abrazos, confianza, límite, referencia, borde, el sí habilitador y el no que marque la diferencia….

Nuestros hijos nos necesitan. Tal vez no sepamos qué hacer o cómo hacerlo. Podemos aprender…Lo que no podemos hacer es no enterarnos.

Lic Carmen Villanueva