Archivo de la etiqueta: sexo forzado

Cambio de caparazón

Estándar

 

    Tiene 18 años, toma fernet y llega a las 8 de la mañana. Ya es grande que haga lo que quiera y si le pasa algo es su problema, dice el padre de Fernanda.

    ¿Saben cuál es la frase que más aparece en el buscador de este Blog? “Pete forzado”, “sexo forzado”, “perder la virginidad forzadamente”.

    Françoise Doltó compara a los adolescentes con la langosta durante su cambio de caparazón: expuestos, frágiles, con la urgente necesidad de formar otra cubierta. La langosta muda su caparazón varias veces durante su juventud, pero sólo una vez en su adultez. Cuando se encuentra cercana al período de muda, comienza a crecer debajo el caparazón reemplazante. Durante las dos primeras semanas después de la muda, las langostas son muy vulnerables.  Incluso pueden ser presas para otras langostas.

    Construir un nuevo caparazón despedirse del ser infantil para ir en busca del ser adolescente es un proceso difícil y profundo. Cuando los adolescentes nos desafían y se oponen, intentemos acordándonos de la langosta, también sentir su confusión, pérdida, y búsqueda para construir la propia identidad.

    La necesidad adolescente de dormir muchas horas, encerrarse en su cuarto, estar con amigos, confrontar, perderse en su mundo para ir encontrándose, tiene que ver con este nuevo despertar. Al igual que cuando salimos del vientre materno, esta etapa representa otro nacimiento.

    Ahora, ¿qué pasa con nosotros los adultos ante el cambio de caparazón? En ocasiones Hacemos lo mismo que ellos: los descalificamos, nos ofendemos y ponemos distancia. Nos ponemos a la par, a veces nos comportamos como  niños dolidos, frustrados, peleando con nuestros hijos.

    Fernanda ¿es grande para hacer lo que quiere? Ella nos cuenta que en esas salidas el alcohol abunda, si dice que no quiere tomar, los otros se burlan e incluso hay adultos que los incitan a beber. El sexo oral forzado es algo común. El sexo anal es la mejor opción para evitar embarazos, desconociendo las enfermedades de transmisión sexual que pueden contraer.

    Los adolescentes comentan durante las entrevistas acerca de la “necesidad” permanente de contacto virtual, necesidad de sentir que están en red. Por momentos esa red se transforma en una trampa, (chats anónimos) en la que el grooming (acoso virtual) los deja paralizados, sin saber qué hacer. Nuestros adolescentes hablan de esto con vergüenza y dolor. Ellos escuchan que ya son grandes, que deberían saber qué hacer. Y no saben, se sienten solos y perdidos.

    Ellos están armando un nuevo caparazón, están expuestos y mientras esto transcurra necesitan de nosotros. Acercarnos, hablar y escuchar con el corazón es un primer paso para intentar comprender qué sienten nuestros adolescentes.

Lic. Roxana Ale

SEXUALIDAD ADOLESCENTE: Sexo forzado

Estándar

Las frases: “sexo forzado” “inicio de sexualidad forzado”  es un recurrente pedido de ayuda que llega a través de nuestro blog.

Por eso es que deseamos poner palabras a la realidad que  muchas personas de diferentes edades, estado civil, estrato social, viven. Todas poseen un denominador común: son realidades sufrientes, solitarias, ambiguas, confusas, descarnadas, sometidas…

Vivir nuestra sexualidad no debiera tener este tinte. Solo si nuestra libertad esta oprimida es cuando aparecen estas modalidades abusivas.

Forzar en el diccionario se define como “romper, violentar”, pero no solo es desde una manifestación física que se puede “forzar” a alguien a hacer algo que no quiera o que no este convencido. También desde un plano emocional, podemos sentirnos forzados y sometidos.  “Algo se rompe “ en nuestro interior….

Nuestra libertad se quiebra y queda a merced de quienes se posicionan en un lugar activo, de poder. Es activo quien actúa la violencia, es decir, quien tiene el lugar de “poder” someter…y es pasivo quien se somete y ocupa este lugar.

Pero ¿existe quien desee someterse? Sentimos que esto no es generalmente con conciencia,  y esta pasividad se plasma en muchas situaciones que hacen a esta modalidad. Por ejemplo, muchos de nosotros no aprendimos a decir que no, por miedo a que se enojen, se ofendan, me dejen de querer, me abandonen… y dejo que el otro decida…”me da lo mismo elegí vos…

Cuando somos “complacientes” en todo, ya sea por satisfacer a otros o porque desconocemos nuestras necesidades y deseos, dejamos de ser pares y quedamos sometidos…damos nuestro poder (libertad) a otros.

Pero ¿por qué le “regalamos” nuestra libertad a otros?

Si paramos y nos miramos profundamente: ¿cuántas veces en mi historia me sentí libre eligiendo?

Si lo recurrente y lo aprendido fue obedecer, hacer lo que los otros quieren…esto lo repetiré con mis vínculos…así funciona la cadena vincular. Y así es que vivo naturalmente mi sometimiento hasta que algún acontecimiento o sensación me espeje esto.

La sexualidad es un lugar donde también se manifiesta y se actúa nuestra manera aprendida de relacionarme íntimamente con los otros.

¿Podemos recuperar nuestra libertad?

Si, tomando conciencia de esta situaciones, llevando nuestra atención y nuestra intención sobre nosotros,  no sobre el otro,  asumiendo mi pasividad y así transformarla activamente.

Si aprendí que  el amor es obedecer, temer, estar condicionado, quedar sometido, esto se expresará también en mi sexualidad, hasta que pueda comprender  y aprender (solos o con ayuda) que merezco algo mejor .

Sin conciencia no podemos aprender otra cosa y repetimos la violencia.

La oportunidad de decir que NO a lo que sea forzado-violentado existe, esta ahí …esperando a que la consideremos…asimilemos…

Es posible trascender el modo de sentirse y estar con el otro.

Lic. Malena del Franco

ABUSO EN LAS INSTITUCIONES EDUCATIVAS: Casos reales

Estándar

Cuando hablamos de una situación de abuso  y de violencia  en niños y adolescentes enseguida los adultos nos indignamos y   dictaminamos “se tiene que hacer algo… y muchos hasta manifiestan abiertamente sus deseos de “hay que matarlos”…etc. Las opiniones son muchas ….

Pero una vez mas, la realidad nos enfrenta a la dura verdad que cuando estas situaciones tienen lugar –  el descreimiento, la falta de confianza respecto a lo sucedido, el silencio, la pasividad y el miedo – son los principales protagonistas y los ingredientes fundamentales para acrecentar y perpetuar los abusos. Nuevamente miramos para otro lado…

Hace poco nos hemos notificado de una situación vivida por una menor de 12 años en una ciudad pequeña de 5000 habitantes, en el sur de la provincia de Buenos Aires. Se trata de una niña  que asistía al colegio religioso del lugar, una escuela muy querida y defendida por todos.

Muchas personas mandan allí a sus hijos porque la consideran confiable y que es la mejor por su calidad educativa.

Una hermana de dicha institución, la misma que muchos chicos describen como “la más buena” fue acercándose y creando un vinculo muy estrecho con una alumna.

Ella  muy inteligente y muy ávida de aprender como todo niño de su edad , manifestaba un especial interés por la lectura y escritura. Esta hermana uso este interés, su autoridad y la confianza que la niña le tenía, para facilitarle algunos libros. Hasta que un día le ofreció uno diferente, el mismo tenia  párrafos de alto contenido erótico subrayados.  La niña confundida recurrió a sus padres,  tuvo una familia que la escuchó, confió y actuó en consecuencia.  Como es previsible, se acercaron al establecimiento para plantear la situación, solicitaron que esta Hermana no continuara en contacto con los niños,  pero no obtuvieron ninguna respuesta desde el Equipo  Directivo.  Solo evitación y exclusión del establecimiento “reservándose el derecho de admisión y permanencia”.

Conclusión: la niña fue expulsada, los padres acallados y  profundamente decepcionados , quedándose todos SOLOS.

Con esta situación queremos evidenciar la sutileza y cómo se arma el círculo abusivo, porque esto no termina ahí. La doble victimización que significa la exclusión y el sometimiento al que está sujeto también el resto de la comunidad, que si dicen o manifiestan algo en apoyo a esta familia corren el riesgo de “quedarse sin la inscripción de sus hijos” . El abuso de poder, el sometimiento, el miedo otra vez retroalimentado por el silencio,    donde TODOS  quedan absolutamente …desamparados y SOLOS.

Con este ejemplo real de abuso y violencia, queremos traer una vez más la voz de niños y adolescentes que se quedan acallados, angustiados y en espera de que aparezca alguien con autoridad, algún adulto que los cuide, que ponga un límite a la situación abusiva. Que le muestre algo diferente que le posibilite aprender que esto  no es “normal” y que se lo nombre por lo que es .

Como adultos responsables SÍ podemos hacer algo por ellos. Estar  atentos, conocer sus preocupaciones, respetar sus inquietudes e intereses, estar disponibles, ofrecerles palabras que nombren situaciones, sensaciones sentimientos, emociones… quedémonos cerca para que nos sientan presentes y confiables.

No les demos las espaldas, podemos ayudarlos desde nuestros recursos adultos. Pero para ello debemos conocer con qué contamos…y con qué no.

Lic. Malena del Franco

ABUSO SEXUAL

Estándar

Habiendo transitado gran parte de nuestro quehacer profesional con niños, nos hemos encontrado en reiteradas ocasiones con niños paralizados por el terror, sin habla, sin acciones, quietos, mudos…. otros excesivamente activos, movedizos,despertando la intolerancia…generando la suficiente distancia de todas las personas que estaban alrededor, como si esto los preservara de lo terrible…

Hemos sido testigos de esto en todas las clases sociales: altas, medias y bajas… Complicidad de padres, madres, docentes, médicos y profesionales…adultos que miramos para otro lado… Etiquetamos a los niños con diferentes síndromes, déficits y trastornos, hacemos una detallada descripción de  las conductas del niño, quien a través de ella deja entrever lo mas desgarrador e intolerable.

Etiquetamos y no nombramos lo que sucede en realidad : esto es el ABUSO.

Este ABUSO que proviene de un adulto que se supone DEBE cuidar al niñoY esta es la trampa…y este es el abuso, que se convierte en un disparo al psiquismo del niño.

Destruye todo lo que esté a su paso: vínculos de confianza, amorosidad, criterios de realidad…el niño siente el vacio y la falta de amor hacia si mismo, no puede relacionarse con otro de un modo saludable para si, por que ha aprendido que el ser cuidado es ser abusado. Es asi que entonces, queda SOLO…

Nuestras Leyes definen el abuso infantil como: toda acción ú omisión, que interfiere negativamente en el sano desarrollo físico, psicológico o sexual de un niño, niña ó adolescente.

Esto significa que no solamente es lo que se le hace al niño sino que es también lo que se deja de hacer. Muchas veces esto es mas dificil de registrar porque la negligencia está disfrazada con muchas prendas que la ocultan .Líneas ayuda: 107 / 0800-222-3444/ http://www.msal.gov.ar/htm/site/salud-sexual/educacionsexual-en-familia.pdf


ABUSO SEXUAL – A vos que escribiste, que buscás: No estás solo

Estándar

A raiz de las dolorosas busquedas de niños y adolescentes desesperados que llegan a  nuestro blog, deseamos responder a un anónimo:

Te queremos hablar a VOS, que estas buscando una respuesta  que te permita entender lo inentendible , lo aberrante, lo humillante, lo devastador…

Queremos que encuentres algo de lo que SI mereces:

  • saber que NO estas solo en esto ,
  • que podes pedir ayuda,
  • que te MERECES tenerla y ser acompañado a transitar este dolor, lo mas amorosamente posible…
  •  a sentir palabras que te nombren que esto que estas viviendo tiene un nombre y es: abuso sexual

Puede ser tu papá, tu tío , un vecino, un hermano, etc…pero lo  seguro es que es alguien que dice quererte mucho,  quien te obliga o estimula a que hagas cosas que no querrías hacer si esta persona no te amenazara…no te intimara…no te perjurara que te quiere con toda su alma….no te sobornara…no te sometiera…

Mucho dolor … deseamos que puedas sentir una mano tendida en estas líneas, solo como muestra de que hay muchas personas disponibles para ayudarte a transitarlo y a sanarlo…estamos seguras que encontraras tantas como necesites…un abrazo calentito

Malena, Carmen y Roxana

Familia Actuales

info@familiasactuales.org

Iniciación sexual

Estándar

Lunes | 03.10.2005

escríbanos Escríbanos
Clarín.com es la versión digital del principal diario argentino y el de mayor circulación en el mundo de habla hispana. Noticias actualizadas las 24 horas.

CONCLUSIONES DE UN ESTUDIO SOBRE COERCION EN LA PRIMERA RELACION Iniciación sexual: la mitad de las chicas debuta presionada

 

SEXUALIDAD : CONCLUSIONES DE UN ESTUDIO SOBRE COERCION EN LA PRIMERA RELACION

Iniciación sexual: la mitad de las chicas debuta presionada

Se desprende de una investigación realizada entre mujeres de 13 a 16 años. Dijeron que aceptaron acostarse con sus novios porque se sintieron obligadas. Sólo la cuarta parte lo hizo por amor.


Patricio Downes.
pdownes@clarin.com
Si no aceptás, te dejo. Otra chica se acostará conmigo. Además, no me podés dejar así, ahora estoy excitado”.

Este es uno de los argumentos que los varones usan a veces para lograr que las chicas accedan a tener sexo con ellos. El juego no es tan ingenuo y constituye una variante de la coerción sexual.

Esto se desprende de un estudio realizado en el Servicio de Adolescencia del Hospital Argerich entre más de 200 adolescentes de clase media baja y baja, de 13 a 16 años, y de otra investigación sobre 1.500 casos hecha por la Sociedad Argentina de Ginecología Infanto Juvenil (SAGIJ).

Alrededor del 50% de las chicas que comenzaron su vida sexual entre los 13 y 16 años, dijeron que no querían tener sexo a esa edad, pero aceptaron bajo algún tipo de presión, que va desde la violación hasta la amenaza de abandono por parte del novio. Estas son partes de las conclusiones de la investigación del Argerich, la primera sobre coerción sexual que se realizó en el país.

La doctora Edith Pantelides, investigadora del Conicet en el Centro de Estudios de Población (CENEP), explicó que para la investigación consideraron que la coerción “es el acto de forzar o intentar forzar a otro individuo a participar en una conducta sexual contra su voluntad, mediante violencia, amenazas, insistencia verbal, engaño, expectativas culturales o circunstancias económicas”, citando a las investigadoras Heise, Moore y Toubia.

Pantelides y Rosa Geldstein, también del Conicet y del CENEP, trabajaron con las ginecólogas del Argerich, Nilda Calandra y Sandra Vázquez. Hablaron con las adolescentes para detectar los casos de coerción en el debut sexual. Para ello, la primera pregunta realizada por los especialistas fue si el inicio sexual había ocurrido a la edad deseada.

Sólo el 19 % de las chicas que iniciaron su relación sexual a los 13 y 14 años contestaron que sí. El 26,2% dijo que hubiera preferido debutar a los 15 o 16 años; e 43% contestó que la edad “ideal” hubiera sido a los 17 o 18; y el 11,9 %, más allá de los 19.

Una presión similar fue detectada por el estudio realizado a nivel nacional por la SAGIJ, con chicas de entre 10 y 19 años.

“En la primera relación sexual, el 34 % no tuvo ningún cuidado anticonceptivo, pero lo más grave es que en muchos casos se debió a que él no quiso cuidarse y esto habla de coerción. Además, —sin preguntarlo— el 5 % contó que hubo violación”, señaló a Clarín Silvia Oizerovich, autor del estudio junto a la educadora Hilda Santos.

De acuerdo con este trabajo, la edad promedio del debut sexual fue a los 15,6 años. La investigación se hizo en chicas atendidas en consultorios de ginecología y obstetricia de hospitales y obras sociales de todo el país.

En el estudio realizado por el Centro de Estudios de Población se les preguntó concretamente a las chicas entrevistadas por qué se habían iniciado sexualmente antes de lo deseado por ellas: solo la cuarta parte respondió que estaban enamoradas.

La doctora Pantelides dijo a Clarín que el 12,4 % de la chicas mencionó la existencia de violación o abuso en su primera relación sexual; el 10,1 %, presión de la pareja; y el 5,6 %, “porque él me convenció”, que también se incluye dentro de lo que es la coerción “frente a un primer no”.

“La edad y la educación son factores de vulnerabilidad”, explicó Pantelides refiriéndose a la mayor cantidad de “relaciones forzadas o no queridas “entre las chicas más chicas, o con sus estudios incompletos.

“Entre quienes no terminaron la primaria, sólo el 33 % aceptó su primera relación sexual. Las que terminaron la secundaria o contaban con alguna escolaridad universitaria aceptaron su relación en el 80% de los casos”.

Pantelides explicó que la coerción no siempre fue identificada por las chicas encuestadas. “Es que la sociedad casi impone la existencia —en la iniciación sexual— de modalidades que van desde la violación hasta la insistencia en el cortejo porque requiere que el hombre tome esa iniciativa y que la mujer se niegue en primera instancia”, sostuvo la especialista.

La propia palabra “coerción” no surgió nunca en el relato de las entrevistadas. “Sí aparecieron términos como presión, abuso y chamuyo (charla diseñada para convencer) y el uso de la fuerza y de la presión sicológica”, señaló.

“Te hablan siempre de lo mismo, hasta que te convencen”, fue una de las gráficas explicaciones relacionadas con la presión sicológica ante el primer no de la chica. La investigadora señaló que los escalones restantes son “el producir excitación, la amenaza de abandono o de encontrar otra mujer, y por fin, el uso real o potencial de la fuerza física”.

La conclusión fue que la coerción sexual se registra en todas las clases sociales, pero “en las más bajas, las mujeres jóvenes son las víctimas más frecuentes, incluso por la fuerza física”.

“A las chicas les decimos que lo fundamental es que se quieran a sí mismas, que valoricen su cuerpo“, señalan las médicas Nilda Calandra y Sandra Vázquez, del Servicio de Adolescencia del Argerich”.

ABUSO SEXUAL… Es necesario empezar a hablar

Estándar

 

“felatio forzada”   “perder  virginidad forzadamente”

Estas son algunas de las consultas que nos llegan por este medio.

Forzado implica sometimiento, es por lo tanto ABUSO.

En nuestro quehacer profesional, nos hemos encontrado en reiteradas ocasiones con niños y jóvenes  paralizados por el terror, sin habla, sin acciones, quietos, mudos…. otros excesivamente activos, movedizos,despertando la intolerancia…generando la suficiente distancia de todas las personas que estaban alrededor, como si esto los preservara de lo terrible…

Hemos sido testigos de esto en todas las clases sociales: altas, medias y bajas… Complicidad de padres, madres, docentes, médicos y profesionales…adultos que miramos para otro lado… Los etiquetamos  con diferentes síndromes, déficits y trastornos, hacemos una detallada descripción de su conductas , quien a través de ella deja entrever lo mas desgarrador e intolerable.

Etiquetamos y no nombramos lo que sucede en realidad : esto es el ABUSO.

Este ABUSO que proviene de un adulto que se supone DEBE cuidar . Y esta es la trampa…y este es el abuso, que se convierte en un disparo a nuestro psiquismo, cuando este abuso se comete en un ser en desarrollo (niños y adolescentes) .

Destruye todo lo que esté a su paso: vínculos de confianza, amorosidad, criterios de realidad…sentimos el vacio y la falta de amor hacia si mismo, no podemos relacionarnos con otro de un modo saludable para nosotros, por que hemos aprendido que el ser cuidado es ser abusado. Es asi que entonces, quedamos SOLOS…

Nuestras Leyes definen el abuso infantil como toda acción ú omisión, que interfiere negativamente en el sano desarrollo físico, psicológico o sexual de un niño, niña ó adolescente.

Esto significa que no solamente es lo que se  hace  sino que es también lo que se deja de hacer. Muchas veces esto es mas dificil de registrar porque la negligencia está disfrazada con muchas prendas que la ocultan .

En su libro Crianza – Laura Gutman, aborda de manera clara y explícita el tema de ABUSO.

“Cuando el abuso sexual se instala, el niño desdobla su personalidad. No puede comprender lo que le sucede, no hay palabras que describan el dolor, el desgarro, el miedo, la tortura y la confusión de algo que le sucede, pero que, al mismo tiempo, no existe en el mundo (…) Hay muy pocos niños que han intentado relatar a alguien lo que les está sucediendo. Esto confirma que no hay nadie confiable en quien reposar. Y que son niños desamparados y solos (…)

No hay abuso posible sobre un niño ó una niña sin el consenimiento de la madre.

Lamentablemente los adultos recién podemos constatar esto cuando somos grandes y tenemos más fortaleza para tolerarlo”

Con esto queremos transmitir que si bien, muchas madres de niños ó adolescentes abusados, manifiestan no conocer  la situación de abuso… esto se intuye aunque no acceda a la conciencia.

El abuso nunca es un hecho aislado, siempre es un hecho reiterado… aunque recordemos un solo episodio “fue sólo una vez”.

Ninguna persona es abusada si no conoce previamente el sometimiento, dentro de los vínculos primarios. Debe haber huella…Esta es la relación de riesgo que posibilita el abuso. NO LE PASA A CUALQUIERA..

Cuando los miedos, el terror, y el pánico están presentes en nuestra vida cotidiana: miedo que paraliza, miedo que enferma, miedo generalizado, miedo que asfixia, miedo que limita dejándonos solos… Miedo que nos viene a informar que hubo maltrato, sometimiento ó abuso…

¿Qué habilita el hablar ? Lo habilita una escucha genuina, amorosa, abierta… La palabra que nombre y el deseo de saber… Cuando esto está, encontramos un nombre y un sentido a lo que sentimos, a lo que nos pasa.

Lic. R.  Ale       Lic. M.  del Franco      Lic. C. Villanueva

logo Adolescentes Actuales 2009

  (54) 011 – 4775-9695   info@familiasactuales.org